///Tributación de alquileres turísticos ¿Qué gastos puedes deducir?

Tributación de alquileres turísticos ¿Qué gastos puedes deducir?

tributacion alquiler turistico

Son rendimientos de capital inmobiliario, entre otros, aquellos que derivan del alquiler de apartamentos turísticos. Para que esto sea así, es fundamental que dicho alquiler esté limitado tan solo a la puesta a disposición del inmueble durante un periodo de tiempo determinado. En ningún caso irá acompañado de servicios englobados dentro de la industria hotelera. No tendrán dicha consideración, por ejemplo, los servicios de limpieza antes de la llegada y después de la salida de los ocupantes o la entrega y la recogida de llaves en la entrada y salida de los inquilinos.

 

La tributación de los rendimientos obtenidos por el alquiler del inmueble deben ser declarados, por el propio titular de la propiedad o del derecho que le habilita para la cesión, por la diferencia habida entre ingresos íntegros y aquellos gastos que sean fiscalmente deducibles.

 

Por lo tanto, y aquí viene la parte de más interés, te relacionamos los gastos que podrás deducir:

 

  • Gastos destinados a la conservación y reparación del inmueble. No los gastos de mejora de este.

 

  • Primas de seguros.

 

  • Amortización de la vivienda y de todos aquellos bienes que estén en ella.

 

  • Todos los suministros que el propio arrendador haya costeado y no se le hayan imputado al inquilino.

 

  • Gastos de defensa jurídica del inmueble y gastos de formalización del contrato de alquiler.

 

  • Todos los gastos correspondientes a vigilancia, portería, administración de la finca y mantenimiento de la comunidad.

 

  • Todos los impuestos y tasas estatales tales como el IBI, basuras, etc.

 

  • Intereses y gastos financieros.

 

La diferencia entre los ingresos íntegros y todos esos gastos deducibles sería lo que compondría el rendimiento neto del arrendamiento. Los inmuebles de alquiler turístico no tienen el propósito de satisfacer una necesidad permanente de domicilio. Se trata más bien de una necesidad de carácter temporal. En estos casos la reducción no se aplicará al rendimiento neto de dichos arrendamientos.

 

Durante el periodo en que las viviendas no hayan sido objeto de alquiler, se generará la correspondiente imputación de renta inmobiliaria, igual que sucede con cualquier otra vivienda. El importe se calculará empleando el porcentaje de imputación correspondiente al valor catastral de la propiedad y dependiendo del número de días que no haya estado alquilado con fines turísticos o alquilado con fines residenciales.

 

La renta de este tipo de inmuebles puede ser considerada como actividad empresarial. Todos los beneficios que se obtengan de este podrán considerarse beneficios de actividades económicas cuando además de ofrecer los servicios de arrendamiento de la vivienda, también se ofrezcan servicios propios del sector hotelero durante la estancia de los inquilinos, por ejemplo el servicio periódico de limpieza, cambios de ropa, servicios de restauración o servicios de ocio. O, también, en el caso de que, sin prestar dichos servicios, se tenga una persona con contrato laboral a jornada completa para la administración de la actividad.

2018-10-01T08:40:34+00:00