Los trabajadores autónomos deben cotizar a la Seguridad Social en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos desde el primer día de su actividad como tales, lo que conlleva la obligación de satisfacer una cuota mensual que debe domiciliarse en la cuenta bancaria del trabajador.

La mencionada cuota se obtiene aplicando un tipo de cotización, que es un porcentaje fijado en los PGE de cada año, a una cantidad que escoge el propio trabajador, llamada base de cotización, entre una mínima y una máxima que también se establecen en los PGE. Así, pues, la cuota a pagar dependerá de la base que escoja el trabajador voluntariamente, por lo que conviene escogerla en función de los ingresos que tenga o prevea tener, lo que podríamos llamar su “sueldo teórico”.

Es importante tener presente que el importe de la base escogida determinará el importe de las prestaciones que el trabajador reciba por las diferentes situaciones, como incapacidad temporal por enfermedad común o accidente laboral, por cese de actividad y por jubilación, entre otras. Especialmente importante es esta última, pues determinará la cantidad a cobrar una vez el trabajador deba cesar en su actividad por razón de la edad. En este sentido se debe tener en cuenta que, a partir de los 47 años, los trabajadores autónomos ven reducida la posibilidad de aumentar su base de cotización, dado que la base máxima que se puede escoger a partir de esa edad es sensiblemente inferior a la general.

Cuota de autónomos en 2018

A partir de 1 de enero de 2018 la base mínima de cotización de autónomos quedó fijada en 919,80 y la máxima en 3.751,20 euros, igual que la establecida en el último semestre de 2017. No obstante, con la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para 2018, a finales de mayo, se produjo el incremento de las bases mínima y máxima de cotización que, desde agosto de 2018 quedaron fijadas en 932,70 euros y 3.803,70 euros respectivamente, lo que supuso un incremento del 1,4%.


El porcentaje aplicado sobre esta base de cotización y, por lo tanto, la cuota a
ingresar mensualmente, es del 29,8% para los trabajadores que tengan contratada la cobertura de la prestación por Incapacidad Temporal (IT).

Todos los trabajadores autónomos están obligados a contratar la cobertura de la IT, exceptuando a los que se encuentren en situación de pluriactividad y hubieran cotizado por dicha prestación en otro Régimen, en ese caso el tipo a aplicar sería de 26,50%.


Los trabajadores autónomos que no
contraten la cobertura de la incapacidad temporal por accidente de trabajo (AT) y enfermedades profesionales (EP), deberán cotizar un 0,1% adicional, para la financiación de las prestaciones por riesgo durante el embarazo y riesgo durante la lactancia natural.

Cuota para autónomos societarios y autónomos con más de 10 trabajadores por cuenta ajena en el anterior ejercicio.


La base mínima de cotización de los autónomos societarios y de aquellos que hayan tenido más de 10 trabajadores a su cargo en el año anterior se corresponde con la base mínima del grupo 1 de cotización del Régimen General de la Seguridad Social, y el 1 de enero de 2018 se incrementó en el mismo porcentaje que el SMI, un 4%, pasando a ser de 1.199,08 euros, lo que representó una cuota de 357 euros.


El incremento de un 1,4% de la cotización del autónomo establecido en los Presupuestos Generales del Estado de 2018 con efectos del 1 de agosto no afectó a estos autónomos (societarios y con más de 10 trabajadores) porque ya habían experimentado el incremento el 1 de enero.


A partir de 2019 se entiende que la cotización del autónomo societario pasa a estar oficialmente desvinculada del Régimen General.


Cuota de autónomos en 2018 con Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales


La cobertura de
las contingencias de accidente de trabajo (AT) y enfermedades profesionales (EP) es de carácter voluntario, excepto para los llamados autónomos dependientes, para aquellos que desempeñen una actividad profesional con un elevado riesgo de siniestralidad.


El tipo de cotización para esta contingencia es variable en función de la actividad del trabajador y se basa en la misma tarifa que se aplica para la cotización por accidentes y enfermedades profesionales de los trabajadores del Régimen General, que oscila entre el 1,3% y el 6,5%.


Cuota de autónomos en 2018 con cese de actividad

La cobertura de esta prestación supone una cotización adicional del 2,2%.


Al contratar esta cobertura el tipo de cotización, con la prestación de incapacidad temporal por contingencias comunes, pasa del 29,80% al 29,30%, por lo que el tipo total, que incluye el 0,10% adicional para las prestaciones por riesgo durante el embarazo y durante la lactancia, queda en el 31,60%.


Al entrar en vigor de la Ley de Mutuas en enero de 2015 dejó de ser obligatorio cotizar
por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales para poder cotizar por cese de actividad.

Cuota de autónomos en 2018 para mayores de 47 años

A partir de los 47 años de edad los trabajadores autónomos suelen incrementar su base de cotización para obtener una pensión de jubilación más alta, después de haber cotizado por bases relativamente bajas.


Sin embargo, a partir de esa edad, la base máxima a la que se puede acceder se reduce significativamente. Así, la planificación de la jubilación del autónomo debe tener en cuenta que, si desea conseguir la pensión máxima, el trabajador autónomo deberá incrementar sus cuotas a la Seguridad Social aproximadamente unos 500 o 600 euros a partir de los 42 años.

Los trabajadores menores de 47 años a 1 de agosto de 2018 podrán elegir entre los límites de las bases mínima y máxima establecidos con carácter general, así como los que sean mayores de 47 años y su base de cotización en diciembre de 2017 haya sido igual o superior a 2023,50 eurosmensuales. Si la base de cotización a 31 de diciembre de 2017 de los mayores de 47 años a 1 de agosto era inferior a 2.023,50 euros, no podrán elegir una base superior a 2.052 euros, a no ser quehubieran solicitado una base superior antes del 30 de junio de 2018 y surtiera efecto a partir del 1 de julio del mismo año, o causen alta en este Régimen Especial en fecha 1 de agosto o posterior.

Esa limitación de la base máxima no se aplicará al cónyuge supérstite del titular del negocio que,  como consecuencia del fallecimiento de éste, haya tenido que ponerse al frente del mismo y darse de alta en este Régimen Especial con 47 años de edad.


A partir del 1 de enero de 2018 para los trabajadores que tengan cumplida la edad de 48 o más años, la base de cotización estará comprendida entre las cuantías d
e 1.005,90 y 2.052,00 euros/mes, salvo que se trate del cónyuge supérstite del titular del negocio que se haya tenido que poner al frente del mismo y darse de alta en este Régimen Especial con 45 o más años de edad. En este último caso podrá elegir una base comprendida entre 932,70 y 2.052 euros.


Los trabajadores con 48 o más años a 1 de agosto de 2018 que, antes de los 50 años de edad, hubieran cotizado en cualquiera de los regímenes de la Seguridad Social un mínimo de 5 años y su última base de cotización hubiera sido igual o menor a 2.023,50 euros podrán escoger una base comprendida entre 932,50 y 2.052 euros; mientras que si hubiera sido mayor de 2.023,50 euros la base a elegir estará comprendida entre 932,70 euros y el importe de esa última base incrementadoen un 1,40% con el límite de la base máxima de cotización.

Por último, los trabajadores que tuvieran 48 o 49 años de edad en el año 2011, si la última base de cotización acreditada fuera superior a 2.023,50 euros, podrán escoger una base comprendida entre 932,70  y el importe incrementado de esa última base en un 1,40% con el límite de la base máxima de cotización.


Cuota de autónomos en 2019

El Ministerio de Trabajo ha acordado con las principales asociaciones de autónomos cambios en la cotización de este Régimen Especial para el próximo año 2019. En virtud de dicho acuerdo la base mínima de cotización pasará de los 932,70 euros mensuales actuales a 944,35 euros y el tipo de cotización del 29.80% al 30%. Como consecuencia, la cuota de autónomos resultante pasa de los 278,87 euros en 2018 a 283,3 euros en 2019, lo que representa una subida anual de 63 euros.

La cuota para los autónomos societarios se incrementará desde los 357 euros actuales (para la base mínima) hasta los 364,22 euros a partir de 2019. Este incremento supondrá encarecer en 82 euros anuales la cotización.


Estos incrementos
de cotización de los trabajadores autónomos para el año 2019, que están pendientes de la tramitación por parte del Ejecutivo, son una medida temporal ante la posibilidad de empezar el año sin Presupuestos Generales del Estado y antes de aprobar  el sistema de cotización por tramos que previsiblemente se aprobará a comienzos de 2019.